Loading...

El Narco en tiempos de Redes Sociales

 Por: Tomás Abarca

Es un hecho que los mexicanos vivimos una realidad diferente desde que el actual Presidente de la Republica Felipe Calderón Hinojosa decidió combatir por las armas a la delincuencia organizada luego de “superar” una polémica jornada electoral.

Al parecer antes de entrar a esta guerra no hubo un cálculo de riesgos (costo-beneficio) y mucho menos una estrategia. Ocurrió que el gobierno mexicano y sus fuerzas castrenses se fueron contra un enemigo que no era común, ya que muchas de las instituciones que le combatían estaban invadidas por el cáncer de la corrupción. La cuestión de la estrategia de combate se cuece a parte, muchos coincidimos que el haber atacado las finanzas de los grandes grupos criminales hubiera sido más dañino que tratar de vencerlos por la fuerza.

Se acudió al campo de batalla sin antes limpiar la casa; incurriendo en el eterno error del mexicano: brincar al segundo escalón sin antes pasar por el primero. Así, hoy vivimos los daños colaterales de una batalla a balazos contra una estructura fuerte, firme y con recursos económicos suficientes como para despojar al estado mexicano del control de algunas zonas del país.

El pasado jueves 25 de agosto en el Casino Royal de la ciudad de Monterrey se perpetró un acto de terrorismo, en el cual fallecieron 52 personas, 51 adultos y un bebe que todavía se encontraba en el vientre de su madre. El mensaje es claro estas personas están dispuestas a lo que sea con tal de seguir con sus negocios turbios, van contra todo y contra todos.

Desgraciadamente los carteles de la droga, no solo tienen presencia física en nuestro país, también deambulan por el mundo virtual protegidos por el anonimato que les otorga la internet. Los delincuentes y sus simpatizantes crean perfiles en redes sociales para promover el glamoroso estilo de vida “buchón”, utilizan blogs, foros de discusión y canales de video para distribuir fotografías y videos de las infamias cometidas y así amedrentar a sus adversarios.

También los hay aquellos que alimentan la psicosis y difunden rumores falsos de secuestros, levantones , coches bomba y balaceras, como los dos jóvenes twitteros detenidos el viernes pasado en Veracruz a quienes se les acusa formalmente de terrorismo.

En países como Filipinas, los narcotraficantes se han servido de las plataformas sociales en Internet para convocar a jóvenes y jovencitas a unirse a sus filas. En México el nuevo medio de comunicación está al alcance de poco más de 30 millones de usuarios, se encuentra fuera del marco jurídico y lleva sus mensajes a donde no llegan las narcomantas.

¿Regular o no regular las redes?, he ahí el dilema.

Las redes sociales en Internet están fuera del alcance de las leyes mexicanas ya que tanto los servidores que alojan a dichas redes como sus oficinas de representación no se encuentran en territorio nacional, por lo cual no aplica la ley.

Ante este escenario se presentan dos opciones:

La primera; autorregulación, que los responsables del manejo de estos sitios expulsen a los usuarios que utilizan las redes sociales para hacer apología del crimen como lo hacen con aquellos que son denunciados por manejar contenido xenófobo, homofóbico o radical.

La otra alternativa es la intervención del gobierno, crear un marco jurídico que le permita el estado mexicano identificar, localizar y castigar a las personas que promuevan actos delictivos a través de las redes sociales, algo como lo que se hizo con las radiodifusoras con respecto a la transmisión de narco corridos.

A principios del mes de enero de 2010 el Diputado del PRD del Distrito Federal Norberto Nazario promovió una ley tomando algunos de estos aspectos como medida para castigar a los usuarios de la red que publicaban en su perfil información sobre la localización de los puntos de control de alcoholemia.

La iniciativa promovida por Nazario no proliferó, después de caer en un gran debate sobre si la medida ¿coartaría o no? la libertad de expresión, además de considerar los futuros pleitos legales con las compañías multinacionales que operan las redes sociales desde el extranjero.

Un mundo nos vigila

Según un reporte publicado en enero de este año Estados Unidos se encuentra monitoreando las redes sociales, blogs y foros de opinión mexicanos, todo esto como parte de un proyecto de vigilancia cibernética.

Según la información de Víctor Hugo Michel publicada por Milenio el 19 de Julio del presente, el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos encomendó a la Office of Operations, Coordination and Planning (OPS) examinar rutinariamente redes sociales, blogs y foros de opinión mexicanos con la finalidad de obtener información valiosa referente al tráfico de estupefacientes, la cual se le proporcionará al Gobierno Federal.