Loading...

Amenazas virtuales, consecuencias reales.

Por: Tomás Abarca

El uso cotidiano de las nuevas tecnologías y específicamente de Internet como medio de interacción entre las personas hace cada vez más difusa la frontera entre lo virtual y lo real; al parecer hay cibernautas que piensan que pueden cometer toda clase de agravios en contra de otros usuarios sin sufrir ninguna reprenda.

Desafortunadamente en México todavía no contamos con un marco legal claro que regule la convivencia en el ciberespacio, únicamente en el Distrito Federal y el Estado de México se encuentran ya tipificados delitos como la usurpación de identidad en redes sociales y faltas que deriven de ella, afortunadamente hay estados como Yucatán que ya siguen su ejemplo. En Sonora hasta la fecha el tema no ha sido tocado ni por legisladores, ni por líderes de opinión.

A diferencia de lo que ocurre acá, hay países donde se está concientizando a la sociedad introduciendo en el imaginario colectivo el mensaje de que cuando un individuo comete una imprudencia debe asumir las consecuencias de la acción sin importar si el acto fue cometido en el mundo real o virtual.

Hay casos en el escenario internacional donde las insinuaciones hechas a través de la red han sido pruebas suficientes para ajusticiar a cibernautas aguerridos, muchos de ellos personas violentas cuyo comportamiento en el mundo virtual les ha acarreado sanciones legales tan reales como pasar una temporada en la cárcel.

Crimen y castigo

Durante los recientes disturbios en Reino Unido dos jóvenes de 20 y 22 años fueron condenados por la justicia británica a cuatro años de prisión cada uno por incitar a la violencia a través de Facebook.

El más joven de ellos, Jordan Blacksha creó un evento en la popular red social para convocar a todos aquellos que así lo quisiesen a protestar violentamente en el área de Northwich cerca de Londres la noche del 08 de agosto.

Mientras que Perry Sutcliffe-Keenan, subió a la red una página web a la que nombro ‘Los Disturbios de Warrington’ la cual llamaba a la población a sumarse a los disturbios misma que fue vista por alrededor de 400 personas.

A pesar de que fueron sentenciados por sucesos ocurridos en la red en ningún caso sus llamados al desorden público tuvieron eco.

En Chile una funcionaria del Ministerio de Cultura de nombre Tatiana Acuña fue cesada de su cargo tras amenazar a la líder del movimiento estudiantil universitario Camila Vallejo al postear en su cuenta de Twitter el mensaje: “Muerta la perra se acaba la leva” frase que utilizaba el dictador Augusto Pinochet para justificar las matanzas y desapariciones que sufrían los detractores de su régimen.

La acción en el mundo virtual tuvo inmediata reacción en el mundo real sobre todo de varios grupos de comunicadores y líderes de opinión locales como: El Círculo de Periodistas de Santiago y el Colegio de Periodistas de Chile, quienes inmediatamente mostraron su rechazo ante la actitud de la empleada de Gobierno.

La Policía española detuvo el martes 16 de agosto en Madrid a José Alvano Pérez Bautista, un estudiante mexicano de 24 años, por realizar amenazas en contra de un grupo de ciudadanos que expresaban su descontento ante el gasto de alrededor de 50 millones de euros realizado por el Gobierno de ese país en el marco la visita del papa a la capital española en plena crisis económica.

El joven oriundo del estado de Puebla y becario del Consejo Superior de Investigaciones Científicas amenazó con utilizar sustancias químicas para construir armas que usaría en contra de los activistas.

El incidente concluyó con la liberación de José Alvano tras justificar sus comentarios diciendo que todo era parte de una broma; de igual manera el juez tomó medidas y le retiró el pasaporte quedando obligado a reportarse dos veces al día en la estación de policía.

En nuestro país la joven Danna Paola una actriz conocida por su papel de “Patito” en la telenovela Atrévete a Soñar ha sido víctima de amenazas a través de Twitter después de esparcirse el rumor de que ella seria elegida por el cantante Justin Bieber para compartir escenario durante su serie de conciertos en México, la respuesta de las fans de Bieber fue agresiva y de inmediato comenzaron a amenazarle a través de esta red social.

El hecho no tuvo mayor trascendencia que en algunos medios de comunicación dedicados al mundo del espectáculo. El asunto aunque parezca mínimo pone en evidencia que México un país con más de 30 millones de cibernautas, que ocupa el primer lugar de usuarios de Facebook en América Latina , no cuenta a día de hoy con un marco jurídico que regule la convivencia en el mundo virtual.